Cristalerías Planell

1 de
Previo Siguiente

Detalles de la ruta

  • Vistas: 82

Descripción

El Centre Civic Cristalerías Planell debe su nombre a la fábrica de vidrio que se estableció en el Carrer de Anglesola en 1913.

El edificio es encargado a Josep Graner que diseña una inmensa fábrica de estilo modernista con interesantes elementos decorativos de “trencadis” en la fachada y ventanas, además de puertas de punto superior ovalado que aportan a este movimiento arquitectónico soluciones y novedades que se aplicarían posteriormente en otras edificaciones.

También se diseña una estructura que sofoca el sonido infernal y las altas temperaturas de este tipo de fábricas.

No obstante, posteriormente la apertura de la Diagonal y la restructuración urbanística del barrio fraccionan y mutilan los más de 8000 m2 que tiene la fábrica.

Por su parte su propietario Leopoldo Planell hijo de un lampista de Sants y aficionado al arte y al teatro, nunca fue un gran estudiante, por lo que de muy joven entró a trabajar en una fábrica de vidrio donde aprendió el oficio para después abrir su propia empresa.

Personaje singular que en ocasiones bajaba a soplar vidrio con los trabajadores, acabó metido en política si bien con el régimen franquista no dudó en cambiar de “camisa” para ser el responsable del sindicato vertical del vidrio.

En 1923 al salir de su casa en el Carrer Riego de Sants y al ir a subirse al coche sufrió un atentado que acabó mermándole la movilidad de un brazo.

Y puede que el problema fuese que la plantilla de su fábrica estaba compuesta casi en su totalidad por mujeres, con la excusa de que cuidaban más los acabados cuando en realidad era por pagar menos, pero sobre todo por niños, esta fábrica tenía muchos niños contratados.

En aquellos años ser niño era complicado no tanto por el trato familiar que solía ser carente de afectos, como por el trato social y mucho más por el laboral ya que eran tratados casi como esclavos al punto que por ejemplo en esta fábrica tenían que ser los primeros en llegar para controlar las calderas, iluminación, herramientas…etc… y los últimos en salir para recoger.

Pero un niño de 11 años, Francesc Pedra, también del barrio de Sants, fue capaz de reunir a sus compañeros, crear un comité, montar una huelga, enfrentarse a la policía, a los padres que se ponían más de lado del empresario que de sus hijos y acabar consiguiendo mejoras horarias, mejores condiciones laborales y el pago de horas extras.

Francesc acabó con el tiempo siendo sindicalista de la CNT de Hospitalet donde se trasladó al casarse y donde falleció en el año 2000.

Por su parte la fábrica cerró en 1957, 4 años después del fallecimiento de Leopoldo Planell