Can Girapells

1 de
Previo Siguiente

Detalles de la ruta

  • Vistas: 62

Descripción

El prestigioso despacho de arquitectos Alonso i Balaguer, diseñó siguiendo las directrices de Regesa un edificio de carácter social en un solar del Carrer de Teodor  Llorente, 20 del Guinardó .

El solar ocupado por una masía que fue derruida en  2004 por orden del Ajuntament,a pesar de la fuerte oposición vecinal  argumentando que el edificio carecía de ningún valor arquitectónico, esta masía era conocida como Girapells

Se desconocía la primera fecha de construcción pero se tenía documentación que señalaba que en 1776 era propiedad de Miquel Basté, por lo que durante muchos años se la conoció como Can Basté, pero en 1824 fue heredada por su hijo Agustí Basté y en 1899, haciendo caso omiso a la tradición Catalana del “hereu”,este  la deja en herencia a sus 5 hijos.

A estas alturas la Masía había perdido ya su carácter agrario y fué vendida al militar melillense y ”metido” a empresario inmobiliario  Jorge Palanca que la adquiere por 56.000 Pesetas (4.000 € aprox.).

Como en realidad el militar solo tenía interés en un rendimiento económico rápido de la inversión, la masía es vendida a los dos años a la Compañía (de curioso nombre) Carbones Eléctricos que la utiliza por un corto periodo de tiempo como almacén y en año 1927 la vende a Antonio Vidal i Serra que al fallecer la deja a sus hijas Carmen y Montserrat que mantienen la propiedad hasta que es expropiada.

Lo cierto es que la Masía se encontraba en un estado de abandono total ya que si bien en los años 50 paso a ser una taberna/restaurante en los últimos tiempos solo era habitada por innumerables colonias de gatos y mendigos.

De esta forma Can Girapells pasó a ser un centro social, donde se imparten diversas actividades tan interesantes como clases de Capoeira o exposiciones singulares, dejando atrás el pasado vinícola y agrícola de la masía.

Por cierto, como en muchos casos la fama de los masovers supera la de sus propietarios, y es que en esta masía trabajaba un masover con muy  mal genio que se pasaba el día renegando y gritando “et giraré la pell”.