Can Gras

1 de
Previo Siguiente

Detalles de la ruta

  • Vistas: 251

Descripción

Sin duda es uno de los rincones más entrañables de Horta, lleno de vida por las noches.

La Plaça Santes Creus, en unos tiempos llamada Plaça de la Constitució y en otros Plaça de la Vila, durante siglos fue el centro de la población de Horta y el punto de partida del nacimiento de la población.

En 1553 Jeroni Descoll y su esposa Jerònima Fiella, cedieron estos terrenos situados al lado de la Riera de Horta para la construcción de 4 casas que serían el punto de partida de Horta.

La población fue creciendo con suma rapidez y durante años se celebraron mercadillos, se instalaron comercios de todo tipo, fue el centro de la fiesta mayor. La casa de un escultor, carpintería, una sastrería, o la casa del médico ocuparon este espacio, también lo ocupó la casa del Comú, que cedió un espacio para la escuela.

Pero todo ello, finalizó cuando Horta se incorporó a la gran ciudad de Barcelona.

El ajuntament en signo de buena voluntad regaló un fuente copia de canaletas, que formando parte actualmente de las 16 copias existentes en la ciudad.

La centralidad se desplazó a la plaza Ibiza, donde desde hacía años se había trasladado el mercadillo y de aquella Plaça de la Vila, apenas quedan recuerdos.

Sí que queda una parte de la masía Can Gras, que estaba situada en plena plaza.

No existe fecha exacta de su construcción, pero hay constancia de que en 1760 el propietario Josep Sabadell, la vendió a Pau Gras, adoptando la masía su apellido.

La importancia de esta masía queda de manifiesto en infinidad de artículos publicaciones ya que disponía de una pequeña iglesia en su interior y la gente prefería oír la misa en esta iglesia en lugar de la de Sant Joan d’Horta que se encontraba muy alejada.

Los propietarios aprovechando el final de la misa solían hacer rifas y sorteos para animar la festividad.

Hay constancia de que en 1955 la masía seguía en pie en su totalidad, en 2020 queda en pie parte de ella, y en concreto si eres amante de la Samba estas de suerte puedes visitar parte de su interior ya que donde se encontraba la entrada principal se encuentra el bar nocturno Samba Brasil, por el contrario, si eres amante de la tranquilidad en un lateral encontrarás el acceso a un patio con bar lleno de vegetación, patio que perteneció a Can Gras.