Carmen Broto

1 de
Previo Siguiente

Detalles de la ruta

  • Vistas: 106

Descripción

Carmen Broto nacida en Casa Pardina de Guaso(Huesca) en 1929, muy joven marcho a la población de Boltaña con sus tíos y posteriormente a Barcelona para trabajar de sirvienta.

Pronto empezó a frecuentar el Bar Alaska en el barrio de Gracia cerca de donde vivía y allí a relacionarse con personas de la alta burguesía Barcelonesa.

Carmen era una mujer esbelta, rubia platino que acostumbraba a lucir tacones interminables, vestidos y pieles de calidad por lo que resultaba tremendamente atractiva.

Hay diferentes versiones sobre sus inicios en el mundo la prostitución, algunos la sitúan al final de las Ramblas en el burdel la Carola y otros mantienen que se inicio en el propio Bar Alaska.

De cualquier forma y según diferentes libros y películas Carmen tenía entre sus clientes a personalidades como Ramón Pané, Juan Martínez Penas, empresario del teatro Tívoli, que vivía en el hotel Ritz y que utilizó la relación para enmascarar su homosexualidad,  el músico Eusebio López Sert o el multimillonario y franquista Julio Muñoz Ramonet.

Pero ella estaba enamorada de Jesús Navarro Manau que fue quien la asesinó conjuntamente con su amigo Jaime Viñas y su padre J.Navarro Gurrea.

El día 10 de Enero de 1949 Jesús invito a su novia a una loca noche y circulando en un coche y al llegar a la altura del Hospital Clinic la golpearon brutalmente en la cabeza con un mazo de madera, Carmen se defendió y intentó huir pero cayó desmallada, la envolvieron en el abrigo que llevaba, la cargaron en el coche y se dirigieron a al Carrer Legalitat donde les esperaba el padre de Jesús y la medio enterraron en el huerto allí existente.

En la huida el coche se estropeó a pocos metros del suceso y procedieron abandonarlo, lleno de sangre por lo que a las pocas horas fue detenidos Jesús que intentaba huir a las Baleares, su padre y su amigo se habían suicidado con cianuro pocos minutos antes.

El motivo del asesinato nunca estuvo claro, según la versión oficial este fue el robo, pero la ciudadanía siempre pensó que con su asesinato se intentó tapar secretos importantes tanto de la policía como de sus afamados clientes como de la propia Iglesia.

Jesús al que se le pedía pena de muerte fue condenado finalmente a 30 años, algo inaudito para la época, pero salió a los 15 años y todo ello firmado de puño y letra por el mismo Generalísimo Franco