De Villa Jazmines a Torre Rosa

1 de
Previo Siguiente

Detalles de la ruta

  • Vistas: 261

Descripción

Desde el actual Passeig Maragall a la Meridiana donde se encuentra el antiguo canódromo, había una gran extensión de huertos y masías, algunas señoriales donde vivían los propietarios y donde trabajaban “masovers”; otras más sencillas donde vivían propietarios que cultivaban las tierras y otras arrendadas donde el propietario solo aparecía para cobrar su parte por el alquiler de tierras y casa.
Una de las más grandes en terrenos era Can Verdura, del año 1771 aprox., construida por Joan Rossinyol y que fue derruida en 1956 para la apertura del Carrer de Campo Florido; esta masía fue ocupada por sus propietarios hasta el último momento.
La importancia de esta masía fue vital ya que dio paso y marcó el urbanismo del barrio del Indians y es que toda la zona poco a poco fue siendo ocupada por barceloneses que construían sus segundas residencias y que optaron casi todos por un estilo de construcción colonial.
En realidad, solo se tiene constancia de la existencia de un indiano el señor Pancho Subirà, por lo que no está claro de donde le viene el nombre al barrio.
En la actualidad pocas referencias podemos encontrar en la zona de este tipo de casas coloniales, básicamente una, que se construyó bajo aquel estilo si bien su propietario tampoco era indiano.
José Racionero Torres hizo construir en 1919 al arquitecto Ferran Tarragó, una casa de estilo
colonial a imagen y semejanza de las casas que había a su alrededor.
La casa tenía un jardín con palmeras, dos plantas y un mirador que “bautizó” con el nombre de Villa Jazmines y era la casa de veraneo familiar.
En 1925 una ordenanza municipal que no llegó a ejecutarse marcó esta torre y otras de la zona como afectadas para derribo por una nueva urbanización que se pretendía realizar.
José Racionero por problemas familiares ocupó posteriormente la casa durante un corto periodo de 4 años, pasando a ser su residencia habitual.
En 1950 Villa Jazmines se alquila a una escuela de educación primaria y de comercio “la escuela práctica” y posteriormente pasa a ser la academia Fertom, el centro educativo de referencia en el barrio ya que disponía de jardines amplios para los alumnos.
Pero en 1986 Fertom opta por una nueva ubicación en el barrio ya que el edificio se quedaba pequeño para la gran cantidad de alumnos que ya tenía.
En 1987 Cecila Clavell, con la ayuda de familiares y amigos compra Villa Jazmines para cumplir el sueño de su vida, montar una coctelería, reforma el edificio, lo adapta y lo pinta de rosa, por lo que pasa a llamarse “La Torre Rosa”.
La Torre Rosa a pesar de los años sigue siendo todo un referente en la ciudad.