Droguerias Dalmau

1 de
Previo Siguiente

Detalles de la ruta

  • Vistas: 78

Descripción

Siempre se afirmó que entre Picasso y Joan Miró existió una gran enemistad, pero no es cierto.

La realidad es que sin tener la misma edad ya que les separaban 12 años de diferencia, sin tener caracteres parecidos, Picasso muy extrovertido y extravagante, Miró comedido y fiel, sin tener estilos parecidos, a los dos les unió una gran amistad toda la vida.

Incluso los dos coincidieron una temporada en París, si bien para Picasso era el paraíso mientras que para Miró siempre fue un lugar de paso y es que incluso sus madres eran amigas y cuando Miró iba a París, le llevaba ensaimadas, hay que recordar que la madre de Joan era Mallorquina, ensaimadas que se solían pasar y endurecer ya que no era fácil coincidir con Picasso.

También es cierto que la familia de Juan y en especial su abuela se escandalizaba con la forma de ser de Pablo, pero este siempre adoptaba una postura de hermano mayor con Miró incluso en alguna ocasión y para ayudarle le compraba cuadros.

Se asegura que la amistad duró hasta la muerte de Pablo en 1973 y que a pesar del distanciamiento se llegaron a escribir más de 1000 cartas.

Antes de dedicarse a la pintura por completo, Miró entro a trabajar con 17 años en la Droguería Dalmau i Oliveres como contable, droguería que se encontraba en el actual Passeig de Picasso, 14, cosas del destino.