El Águila

1 de
Previo Siguiente

Detalles de la ruta

  • Vistas: 85

Descripción

En 1925 fueron inaugurados en la Plza Universidad esquina Pelayo los Almacenes El Águila, propiedad del abogado y político gerundense Pere Bosch Labrús. Todo se inicio con una pequeña santería y acabó en unos grandes almacenes que en el terrado ostentaba la inmensa escultura de un Águila en bronce.

Cinco plantas dedicadas especialmente a la confección con precios contenidos.

A finales de los años cincuenta fue adquirido por el Industrial Julio Muñoz Ramonet.

Julio había amasado una enorme fortuna con el estraperlo y en el negocio del algodón ya que al haber sido confidente de Franco una vez acabada la guerra gozaba de una total impunidad y también era bien conocido por sus métodos poco ortodoxos.

Por poner un ejemplo, en cierta ocasión denunció el robo de un cuadro de inmenso valor de su domicilio, las cinco compañías aseguradoras de su mansión desconfiaron desde el primer momento por lo que iniciaron una investigación pero curiosamente el cuadro apareció escondido tras un radiador de su misma casa.

El volumen de ventas en el Siglo empezó a disminuir de forma preocupante a mediados de los años sesenta y poco a poco los almacenes fueron reduciéndose al punto que a principios de los ochenta solo funcionaba la planta baja con el nombre de Premini y el resto del edificio era almacén.

Julio intentó derribar el edificio pero el ayuntamiento nunca le dejó ya que era considerado edificio histórico, luego intento venderlo sin éxito y por último subastarlo sin encontrar comprador.

En el mes de Mayo de 1981 suscribió una póliza de seguros en la compañía Allianz por 37 millones de pesetas y el 6 de Junio se origina un gran incendio como consecuencia de un corto circuito que acaba con el edificio.

Los bomberos habían enviado en varias ocasiones notificaciones a la propiedad sobre el deficiente estado de las instalaciones.

La Compañía aseguradora denunció a la propiedad y con los años acabó construyéndose un edificio poco agraciado que nada tiene que ver con el anterior.

Ni que decir que el águila de bronce desapareció y nadie sabe de su paradero.