El home del coloms

1 de
Previo Siguiente

Detalles de la ruta

  • Vistas: 119

Descripción

Los Gegants  que están  presentes en muchas de la fiestas de Catalunya representan en muchos casos a personajes del barrio a los que pertenecen.

En el caso de los Gegants de la Sagrada Familia uno está dedicado a Pere el Home dels Coloms.

Pere, Pedro Sampablo era un personaje querido en todo el barrio y en toda la ciudad y su nombre forma parte de una amplia lista de personajes famosos de Barcelona.

Pedro Nacido en Zamora en 1881 fue abandonado en un hospicio y cuando tuvo edad y oportunidad se fugó.

Trabajo de repartidor de diarios, en una imprenta, de portero, en unas cuadras y de todo lo que le salía para poder comer, si bien en ocasiones su alimentación consistía en hojas y arbustos.

Fue a Madrid donde trabajo en el mundo de los toros y intento alistarse en el ejercito pero fue rechazado por no dar la talla.

En Madrid se casó a los 25, el mismo día que Alfonso XIII y tuvo 6 hijos.

De viaje a Toledo para comprar una partida de ganado, fue robado y apalizado, apareciendo en una playa de Gijon, donde por miedo y vergüenza decidió embarcarse hacia Cuba, dándolo todos por muerto.

En Cuba trabajo peón, de allí paso a México donde trabajo de camarero y de allí a Brasil donde trabajo en el ferrocarril y en 1926 volvió a España para reencontrarse con su familia, pero no la localizó.

Fue entonces cuando decido venir a Barcelona donde trabajo de peón, de acomodador y en la fábrica Cross.

No obstante apesadumbrado por no haber encontrado a su familia, se encerró en si mismo y se aficionó a las palomas, a las que ponía el nombre de sus hijos.

Su afición a las palomas fue creciendo y  se le podía ver por toda la ciudad  tirando de un carrito y llamándolas al grito Hop Hop Hop mientras golpeaba con un bastón en suelo.

Conocido ya en toda la ciudad como el “home del coloms” fue invitado a TV y fue en aquel momento cuando su mujer lo vio y supo de su existencia , pero esta ya se había vuelto a casar.

Pocos años después Pedro falleció en soledad, después de una vida de infortunios y trabajo, rodeado de sus palomas y evidentemente sin saber que la ciudad le rendiría un merecido homenaje convirtiéndolo en el Gegant de la Sagrada Familia