El parador en el camino

1 de
Previo Siguiente

Detalles de la ruta

  • Vistas: 44

Descripción

El fútbol club Barcelona en 1950 estaba inmerso en la compra de terrenos para la construcción del nuevo estadio pero les quedó pendiente la compra de la Masía Can Tané situada en uno de los extremos del recinto.

Los propietarios se negaron a la venta por motivos puramente económicos por lo tanto se procedió a la construcción y allí quedó la masía.

No obstante estos no dejaron pasar la oportunidad de hacer negocio y la transformaron en un bar que acabó convirtiéndose en punto de encuentro masivo de los aficionados los días de partido.

Mantener el negocio los días sin futbol fue complicado por lo que en 1964 se procede por fin a la venta la nueva propiedad el Club Picadero Jockey que en 1965 la derriba y construye una nave, de dudoso buen gusto para las instalaciones de este otro club.