Faro y reloj

1 de
Previo Siguiente

Detalles de la ruta

  • Vistas: 189

Descripción

La geodesia es una de las ciencias más antiguas cultivadas por el hombre. Su objetivo es el estudio y determinación de la forma y dimensiones de la tierra, de su campo de gravedad, y sus variaciones temporales.

Pierre Méchain especialista Francés en esta técnica se desplazó a Catalunya en 1792 para completar la medición del sector del meridiano entre Rodez y Barcelona.

Se intstaló en un famoso Hotel de la época el Fontana de Oro de la Calle Avinyó donde instaló un punto de medición en su terrado. Instaló otro punto en el Castillo de Montjuic y por último el tercero en la Torre del Reloj del puerto de pescadors de la Barceloneta.

Méchain vino con la intención de quedarse unos días pero su estancia se prolongo por una rotura de clavícula en una de sus subidas a la montaña de Monjuic y por que se inció la guerra entre Francia y España, por lo que fue recluido para protegerlo en la prisión de la Ciudadela, cuando pudo volvió a Francia pero al poco tiempo regreso a España muriendo en 1804, dejando una obra inacabada que continuó su compañero Arago otro especialista en mediciones Francés con una vida de película.

Su estancia en la ciudad dio pie a al desarrollo y descubrimiento del sistema métrico y se considera que la Torre del Reloj fue el último punto de medición por lo que hay una planca en conmemoración del invento en esta Torre.

La Torre del Reloj fue inaugurada en 1772 y no era un reloj si no un faro en medio de una zona casi desértica ya que la Barceloneta fue poblándose lentamente desde 1754 básicamente con pescadores ya que el antiguo barrio de pescadores situado en donde hoy está el Parc de la Ciutadella,  había sido aniquilado por completo por las tropas de Felipe V después de la guerra de sucesión.

La expansión demográfica del nuevo barrio, la ampliación de la zona portuaria y el tráfico de mercancías hizo del todo inútiles las funciones de dicho faro por lo que se convirtió en oficina de pasaporte y oficina de la comandancia de Marina y en 1904 se decidió insertarle un reloj.

Ha sido durante años uno de los lugares preferidos por los pintores paisajistas de la ciudad además de haber servido para la invención del sistema métrico a pesar de que hoy en día está en tela de juicio después del fracaso de la sonda espacial enviada recientemente al planeta Marte debido, precisamente, a una confusión entre millas y kilómetros.