José María Bultó

1 de
Previo Siguiente

Detalles de la ruta

  • Ubicación: Carrer Can Mora, 1

  • Vistas: 180

Descripción

José María Bulto, fue a desayunar un 9 de mayo de 1977 a casa de sus cuñados en el Carrer Muntaner donde fueron asaltados por unos individuos, encerraron a José María una habitación y le exigieron el pago de 500 millones de pesetas. Ante la negativa de este, procedieron a colocarle un explosivo de pequeñas dimensiones en el tórax, debajo de uno de los brazos, además le dieron un papel con los procedimientos que tenía que seguir y bajo la amenaza que si no cumplía con estos requisitos haría explotar el artefacto.
La bomba en cuestión, funcionaba cuando dejaba de tener presión.
José María Bultó, evidentemente consternado abandonó este domicilio y se dirigió a su casa en Pedrálbes.
Comunicó a la familia y al personal de servició la situación prohibiendo encarecidamente que avisaran a la policía y a las 5 de la tarde y por causas que se desconocen entró al lavabo y allí explotó el artefacto.
Se descartó la posibilidad de que se hubiera intentado extraerse el dispositivo ya que las manos fueron uno de los pocos miembros que permanecieron intactos quedando los restos esparcidos por toda la estancia según desvelaron los cuerpos policiales.
Los autores fueron detenidos al poco tiempo y según parece eran miembros de una organización política y terrorista, pero pasados unos meses fueron puestos en libertad ya que se beneficiaron de la amnistía por actos políticos del 11/1977.
José María Bultó, viudo y con un hijo, tenía 76 años y era un importante empresario del sector textil y químico con empresas como S.A.Cros o FISA
Era el mayor de los 6 hermanos de una familia procedente de Vilanova i la Geltrú en la que un antepasado indiano a su regreso de las américas compró innumerables terrenos agrícolas y muy especialmente viñeros, pero también se introdujo en la industria textil que posteriormente desarrollaron hijos y nietos, si bien uno de ellos y en concreto Francisco Bultó hermano de José María, dejó de lado los negocios familiares para dedicarse a su principal afición, las motos, creando la firma Bultaco.