La Vampiresa de Ponent

1 de
Previo Siguiente

Detalles de la ruta

  • Ubicación: Carrer Joaquim Costa, 29

  • Vistas: 94

Descripción

En 1912 la niña Teresa Guitart Congost fue secuestrada cerca de su domicilio en la Ronda de Sant Pau
Pasados unos meses una vecina chismosa del Carrer Joaquim Costa, 29 (antes Ponent)  vio como en la casa del entresuelo su vecina Enriqueta Martí, había una niña que no había visto nunca, cuando le preguntó por esta niña, Enriqueta se limitó a callar y cerrar rápidamente la puerta.
La vecina chismosa lo comentó con el colchonero de la Calle y este con un policía y a partir de aquí se desenmascaró a la asesina en serie más famosa de la ciudad por lo que se le pasó a denominar “La Vampiresa de Ponent”.
En su casa se encontró a la niña secuestrada a otra niña, sacos de ropa de niño, ensangrentada, huesos, cuchillos para descuartizar y un sinfín de pócimas para remedios y enfermedades elaborados con los niños que secuestraba.
Enriqueta tenía otros pisos alquilados en carrer Tallers, Jocs Florals de Sants, Picalqués y la casa familiar de Sant Feliu de Llobregat casa donde nació en 1868, todos fueron registrados y en todos se encontraron restos de niños.
Enriqueta que vivía de limosnas y del ejercicio de la prostitución, frecuentaba con peluca y ropas de calidad el Teatre del Liceu y es que además de la venta de pócimas y curandera hacía de proxeneta de pedófilos con los niños que después asesinaba por lo que tenía buenos contactos con la alta sociedad, empresarios y políticos.
Todo esto llevó a que después de su detención y encarcelamiento en la desaparecida prisión de Reina Amalia apareciera entre sus pertenencias una lista de nombres de clientes que jamás se hizo pública y su juicio se alargase en el tiempo y que antes de la sentencia fuese asesinada por las propias internas de la prisión, si bien las causas oficiales de su muerte fueron “fallecimiento por enfermedad”. Su amante que vivía en el número 44 de la misma calle siempre afirmo ue desconocía los hechos pero la presión vecinal hizo que marchase a vivir a otra población del todo desconocida.