Los Templarios

1 de
Previo Siguiente

Detalles de la ruta

  • Vistas: 105

Descripción

El pasado de los Templarios en este país fue sin duda convulso, con guerras constantes y construcciones de fortalezas exageras y extravagantes para el uso que se les pretendía dar.
En el caso de la ciudad de Barcelona optaron con una construcción simple cerca de casa del Obispado la Casa de l’Ardiaca con el fin de mermar su autoridad, evidentemente las fricciones fueron constantes y al final procedieron por trasladarse para lo cual construyeron un edificio en el solar comprendido entre las calles Avinyó, Cervantes y Templers y además junto a la muralla como solían hacer en otras ciudades.

En 1311 el Papa Clemente V procedió a disolver la Orden, pero en el caso de Catalunya y Aragón los monjes no fueron perseguidos y optaron por incorporarse a las ordenes de Montesa o bien en la de Calatrava.
El edificio fue derribado y en su lugar se construyo el Palacio menor de la Corona Catalano Aragonesa que no por llamarse menos era ni más pequeño que el Palacio Principal de la Plaza del Rey ni menos interesante arquitectónicamente.
En la Calle Ataülf, 4 podemos ver la Capilla del Palacio, anteriormente Capilla de los Templarios y en el fondo de la Calle Timó una puerta que o bien era la puerta de acceso a los jardines o bien una puerta de acceso al exterior de la muralla que en tal caso se construiría con la autorización expresa del Rey Jaime I el cual tenía verdadera debilidad por esta orden ya que fueron los que criaron y educaron al este Rey