Mario y Ava

1 de
Previo Siguiente

Detalles de la ruta

  • Vistas: 131

Descripción

La gran fiesta de Barcelona durante siglos fue la del Corpus Christi que además de significar una fiesta religiosa era una fiesta donde la población se desmadraba más de lo normal al punto de que el ayuntamiento publicó reglamentos de buena conducta para los ciudadanos y desde entonces se mantienen tradiciones como la del “ou com balla”.
Curioso es que no existiera una parroquia dedicada hasta 1933 en la que se habilitó un almacén situado en el Carrer Bailén para este fin.
Durante la guerra fueron incendiados sus bancos, crucifijos y santos en las puertas del templo y en  1965 se levantó un templo al estilo y uso de la época.
Uno de los actos celebrados de más trascendencia seguramente fue el entierro del vecino Mario Cabré, un acto simple y al que solo se acercaron unas pocas personas muy cercanas a Mario.
Mario Cabré fue todo un personaje de la época, torero, escritor, poeta, presentador de televisión y actor.
Procedente de una familia de actores pronto se inclinó por el mundo de los toros sin dejar su pasión literaria, batiéndose en la arena con las principales figuras del toreo y muy especialmente con Luís Miguel Dominguin.
Pero puede que por desgracia se le conozca más por una corta pero intensa aventura con Ava Gardner, cuando fue contratado para interpretar el papel de un torero en la película Pandora y el holandés errante,rodada en Tossa de Mar.
Ava Gardner era considerada como la mujer más bella del mundo, pero era todo un personaje, nacida en el pueblecito americano de Brogden  fue siempre  una persona indomable, a los 8 años ya fumaba y leyó su primer libro después de su primer matrimonio.
Nunca se planteó la posibilidad de hacerse actriz pero un novio de su hermana la convenció para hacerle unas fotografías que casualmente llegaron a Hollywood que causaron furor.
Aficionada a beber con exceso y a las relaciones fáciles, se casó en tres ocasiones, con el actor Mickey Rooney , el músico Artie Shaw y con Frank Sinatra y fue una de las pocas persona que en el Ritz de Barcelona  echaron por sus excesos.
Durante el rodaje de la película su novio era Frank Sinatra, pero al ver torear a Mario Cabré se quedó prendada iniciando un sonado romance.
Pero Ava se cansó pronto de Mario, según declaraciones posteriores se comportaba como un verdadero Latin Lovers, agasajándola con flores, poemas y gentilezas que a ella le abrumaban en exceso.
Frank Sinatra al enterarse se personó en Barcelona para hacerse con el control de la situación pero todos le engañaron diciendo que eran simples habladurías de la prensa, de hecho y desde entonces Sinatra siempre sintió un profundo odio por España y los Españoles.
Acabada la relación Mario, siguió inmerso en el mundo literario y acabó presentando programas de TV tan famosos como Reina por un día.
Una larga enfermedad lo apartó a una residencia en Benecasim aunque acabó sus días en su piso del Carrer Bailen, casi en el olvido de todos.
Mario Cabré hizo muy pocas declaraciones al respecto y siempre demostró un gran respeto y hermetismo si bien reconocía que estuvo muy enamorado de la actriz.
Ava volvió a España y se quedó a vivir en Madrid huyendo de  Hacienda en su país y muchos años después huyendo le la Hacienda Española marcho a vivir a Londres donde murió
Sus años en Madrid fueron sonados con muchas fiestas, mucho alcohol y una larga lista de relaciones, aunque la más sonada y larga fue con el torero Dominguín muy diferente en comportamiento al pobre Mario.
Después de la primera noche con Ava, se levantó rápido de la cama y empezó a vestirse, Ava le preguntó, ¿donde vas tan corriendo? A lo que Dominguín le contestó ¿que donde? voy a explicárselo a mis amigos